Como iluminar nuestro hogar de cara a los meses de invierno

30 de octubre, 2017 - General - Comentar -

      La iluminación influye de forma directa en el bienestar y confort de nuestro hogar, por ese motivo queremos intentar conseguir que en los meses más duros del año y en los que más tiempo pasamos en casa, se conviertan en una experiencia más confortable  y acogedora, vamos a ver cómo.

     Como decíamos al dar comienzo a este post, el invierno conforma la parte del año en la que se encuentran los meses más duros; no por sus bajas temperaturas, sus días lluviosos o su esperada nieve, sino por la forma en la que los vivimos. Nuestro día  a día se ve alterado frente a la estación saliente, empiezan  las rutinas, la vuelta al cole, las actividades, se acabaron las vacaciones, y sobre todo lo que más nos puede afectar a nuestro estado anímico es el fin de los largos días de sol y suaves temperaturas.

    Comenzamos nuestra rutina cada día antes de amanecer, y volvemos a nuestro hogar una vez ya ha anochecido, por lo que durante estos meses nuestra vida en casa se reduce a la luz artificial; por eso queremos dar unas pequeñas pautas que nos ayuden hacer de nuestro hogar un sitio más acogedor  y cálido.

     Antes de comenzar a ver los diferentes tipos de iluminación, vamos a ver antes los tipos de luz, algo fundamental e importante como las formas de iluminación. Tomaremos en estos puntos dos referencias claras la luz fría y la luz cálida.

  • Luz Blanca.  Este es un tipo de luz fría (lámparas de alójenos, fluorescentes, de vapor de mercurio, etc.) con la que casi siempre caemos en el error de pensar que una iluminación que da limpieza a nuestro espacios, pero en realidad y de manera inconsciente lo que conseguimos es una iluminación estresante y poco confortable.
  • Luz Amarilla.  La luz amarilla o la luz calidad, es una iluminación de baja intensidad, con un color anaranjado. Este tipo de iluminación nos da confortabilidad y nos ayuda crear un ambiente cálido y agradable.

     Una vez diferenciados  los dos tipos de luz más comunes, visto de forma breve, pasemos a ver las formas de iluminar más comunes.

1. Iluminación General.

     Como su nombre literalmente indica, es el tipo de luminaria que conforma la iluminación total de una estancia. El fin de este tipo de iluminación es conseguir un espacio libre de sombras, o zonas mal iluminadas.

      Este concepto de iluminación se suele trabajar con lámparas de techo, plafones, etc. Siendo un tipo de iluminación recomendado para salones, comedores, dormitorios, etc.

2. Iluminación Ambiental.

     Este tipo de iluminación la utilizaremos para crear espacios o ambientes concretos, con luces de baja intensidad, que den un acogedor entorno de calidez y confortabilidad.

      En este tipo de iluminación tendremos en cuenta el diseño de lámparas, lámparas de sobremesa, apliques, etc.

3. Iluminación Decorativa.

     Con la iluminación decorativa lo que buscamos es destacar elementos concretos de una estancia, cuadros, mobiliario, etc. Jugaremos en este punto con la creación de zonas de sombra frente a la iluminación.

4. Iluminación Puntual.

      La iluminación puntual tiene como objetivo la iluminación de un punto concreto de una habitación, para el desarrollo de una tarea determinada, tal como una mesa de trabajo, una mesa de comedor, etc.

     En este post, hemos visto por encima los diferentes tipos de iluminación, y los posibles tipos de luz.

     Como siempre esperamos haber podido colaborar en ayudarte a tomar esas decisiones a la hora de conjugar las luminarias de tu hogar, si necesitas más información al respecto no dudes en visitarnos.

Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías